Roma, las controversias y el mérito artístico.

/ Marzo 3, 2020/ Reseñas Libros

Por: Luis Octavio García Carcaño

 

Roma, las controversias y el mérito artístico.

Película Roma

Sin duda la grata sorpresa del momento es el triple triunfo de Roma en los Premios Oscar, y también sin lugar a dudas la gran revelación actoral del momento es Yalitza Aparicio. Roma y sus participantes llegaron como gratas sorpresas en representación de México a nivel internacional, sin embargo su aparición no se hizo manifiesta sin algunas resistencias, algunas legítimas y otras no tanto. En torno a Roma y Yalitza se han creado una serie de controversias, muchas de ellas innecesarias y sin fundamento alguno, más allá del prejuicio simple y puro, pero que nos han demostrado un problema de fondo que muchos mexicanos ya conocíamos, el malinchismo; y otro que se mantenía oculto hasta el momento, el racismo.

 

Yo divido a las críticas negativas hacia Roma en dos tipos: la crítica inconforme y la crítica despectiva. Inconforme es aquel que en su pleno derecho a disentir hace uso de su libre albedrío para no otorgar su preferencia a la obra de Cuarón o al papel de Yalitza por cualesquiera que sean las razones que pueda tener, pero que sin embargo muestran un desacuerdo que se busca fundamentar desde la propia perspectiva sin intentos deliberados de menosprecio. Despectivo es aquel que menosprecia la labor de Cuarón, Yalitza y el resto del equipo sin ofrecer argumentos sólidos pero con clara intencion de rebajar y denostar el mérito de la obra misma, situación que en el peor de los casos roza en el “malinchismo” y el racismo. Cabe aclarar que mis observaciones y perspectivas en este escrito van enfocadas hacia esta crítica despectiva.

 

La controversia y los cuestionamientos en torno al mérito artístico de Roma se pueden explicar más fácilmente por el hecho de que, al ser cine de arte esta obra no es fácilmente apreciada por el público promedio que está acostumbrado a consumir obras cinematográficas comerciales y populares que pertenecen a un orden técnico y artístico muy diferente. Pero sin embargo también encontramos muchas posturas despectivas que desprecian la obra asegurando que ésta es de una calidad inferior a lo que los críticos han evaluado, que es aburrida o irrelevante y que quizás ni siquiera merecía las nominaciones que le fueron otorgadas. En torno a Yalitza nos encontramos con un fenómeno distinto. La controversia sobre Yalitza se desprende de los orígenes indígenas de la actriz, de su escasa experiencia actoral, del personaje que ella representa y la manera en que lo hace. Yalitza interpreta a una trabajadora doméstica, rol que históricamente sigue relegado en el fondo de la atención pública pese a que muchísimas mujeres se ven en la necesidad de sobrellevar dificultades de diversos órdenes en dicha labor. El desprecio expresado por algunos ante el papel de Yalitza es, en ocasiones, en sí mismo el desprecio al papel de las trabajadoras domésticas, cuya labor no pareciera haber sido demasiado interesante o valiosa dentro de la trama para quienes critican despectivamente a Yalitza. Por otro lado nos encontramos con los comentarios francamente racistas y clasistas ofrecidos por varias personalidades, comentarios que no se hubieran sucitado si la nominada hubiera sido una actriz con piel de color claro y con posición económica favorable.

 

Roma tuvo una espectacular recepción entre públicos y erúditos cinematográficos extranjeros, el filme es un destacado y placentero trabajo del maestro Cuarón que nos llega como una brisa de aire fresco en una época donde la mayor parte de la industria cinematográfica mexicana se ha inclinado por producir en masa una serie de comedias intrascendentes que quizá mantienen a flote el negocio del cine mexicano pero que muy poco hacen por obtener avances y méritos tanto a nivel técnico como artístico. Quizá se pudiera criticar aquí la comparación que hago entre un filme de arte y un conjunto de trabajos comerciales del cine mexicano actual, dado que estas son categorías distintas, sin embargo me sustento en el hecho de que ese instinto por seguir a la masa y sus tendencias es lo que ha arrebatado cierto prestigio a la industria cinematográfica nacional en años recientes precisamente porque se busca replicar fórmulas comerciales repetitivas que rápidamente se han desgastado, en detrimento del mérito técnico-artístico. Ya lejos nos parecen hoy los días de aquella oleada del “Nuevo Cine Mexicano” en donde las producciones destacaron por su renovada calidad y sus trasfondos que exploraban temas y coyunturas sociales de gran relevancia.  El punto es que no cualquiera hace cine de arte y  y los comentarios despectivos en el ámbito de las celebridades nacionales curiosamente provienen de actores y actrices que se han enfocado en participar en producciones comerciales y telenovelescas, gente de metas ambiciosas pero que poco ha hecho por salirse del molde de lo convencional y lo repetitivo.

 

Tres directores mexicanos han dominado los Premios Oscar de la década actual, un logro histórico que a mi parecer culmina (de momento porque no sabemos aún que nos depare el año 2020) con Roma, y digo que culmina específicamente con este filme no en una intención de aminorar el mérito de los filmes extranjeros que estos cineastas dirigeron y que fueron aclamados por la crítica, sino con la intención de resaltar que precisamente es con un filme nacional con el que nuevamente se reitera el mérito de la cinematografía mexicana.

 

Pese a las controversias y los comentarios despectivos, lo cierto es que Cuarón se llevó tres reconocimientos que avalan su prestigio y su mérito técnico-artístico, y por su parte Yalitza se posicionó dentro de una ceremonia a la que poquísimas mexicanas han logrado llegar nominadas. De la misma manera en que hoy cineastas como David Lynch, Stanley Kubrick y Francis Ford Coppola son referencias obligadas para todo erúdito y buen conocedor del cine, hoy día podemos decir que Iñarritu, Del Toro y Cuarón ya han dejado un gran legado que será motivo de inspiración y referencia para los cineastas del futuro. Enhorabuena, vimos la historia cinematográfica forjarse frente a nuestros ojos.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*